ELECTRIC MARY & BITTER HONEY. Hell Dorado. Vitoria – Gasteiz. 17.11.2012

          Esta vez, al contrario que la semana anterior, no me iba a pasear por toda la ciudad. Otra vez coincidían dos bolos a los que me hubiera gustado asistir (señores promotores no me hagan sufrir de esta manera!!!). Por lo que tuve que elegir uno de los conciertos que ofrecía la noche Gasteiztarra. Aunque si he de decir la verdad y nada más que la verdad, si no hubiera tenido tantas ganas de ver al grupo de Arrasate, Bitter Honey, así hubiera sido.

 

          Soy de la opinión que en cuanto al rock´n´roll lo que se hace más allá de nuestras fronteras es lo mejor, y no sólo por el hecho de ser extranjero, basta con tener oído. Pero la excepción confirma la regla, y cada vez es más frecuente encontrar especimenes autóctonos con calidad suficiente para ser comparados y hacer frente a lo que viene de fuera. Bandas como Sex Museum, Los DelTonos, The Soulbreaker Company, Arizona Baby o la anteriormente mencionada, Bitter Honey, son un buen ejemplo de ello. Su música, hard rock setentero influenciado por grandes bandas de la época, como Led Zeppelín o Black Sabbath, pero con personalidad propia. Capaces de facturar canciones de la talla de “Traveler Song”, “Big Night Out”, “Ride”, “Bourbon Street Incident” o “Cosmic War”, encargadas de cerrar o componer un setlist que iba mejorando a medida que avanzaba. Sí he de decir que una guitarra más, daría la libertad al guitarrista Mikel Otaegi de deleitarse y deleitarnos con sus dotes a las seis cuerdas. Sólo me pude hacer con su segundo larga duración, ya que el primero, al menos de momento, está descatalogado.

 

          A las 12h30 de la noche le tocó el turno a Electric “Apisonadora” Mary. Los 5 de Melbourne descargaron toda la artillería pesada, venían dispuestos a patearnos el culo, y dicho y hecho. No defraudaron en su primera visita y en esta segunda no iban a ser menos. Ya desde “Let Me Go”, primer corte de la noche, emanaba pura energía desde el escenario, potencia que se mantuvo durante la hora y cuarenta minutos que duro la actuación y que se transmitió a los allí presentes.

 

           La voz de acero de Rusty Brown, innegable la fuerza vocal de este hombre, que en los momentos de desarrollos instrumentales se retiraba del escenario dando protagonismo a sus compañeros. Perfecta cohesión entre Pete Robinson y Brett Wood, artífices de riffs incendiarios. Hay mucha aptitud en estos dos pares de manos (apuntar que el sonido de la banda no se ha visto afectadazo por la salida de Irwin Thomas). La locura del bajista Alex Raunjak, hay cosas que no cambian o van a peor. Y la solidez del baterista Venom, hacen de este grupo una apuesta segura de disfrute. Han sabido mezclar lo mejor de los setenta con lo mejor de los noventa, dando como resultado uno de los directos más devastadores procedente de las antípodas.

 

Galería de Fotos de Electric Mary, pinchando aquí…

 

 

LegBreaker