NICK WATERHOUSE. Hell Dorado. Vitoria – Gasteiz. 09.12.2012

           “No hay mal que por bien no venga”, más o menos de esta manera nos anunciaba Hell Dorado la actuación de Nick Waterhouse. El bolo estaba previsto en la sala Apolo de Barcelona, pero su cierre temporal hizo posible esta cita en el particular infierno gasteiztarra. Por lo tanto, como una fecha más añadida en el calendario, el domingo nos dirigimos a Venta de la Estrella, a eso de las ocho, para la actuación del californiano.

 

          Para ser un día tan inusual, la asistencia fue numerosa, supongo que la gratuidad de la entrada para los que gozamos de ser socios, fue un aliciente más para asistir al evento. Además, pese a las dilaciones que se dan habitualmente en los conciertos organizados, cuando éstos caen fuera del horario habitual, la puntualidad es mucho más estricta, teniendo la opción de poder retirarse a una hora más que prudencial, por eso de tener que madrugar al día siguiente.

 

          Pero vamos con lo importante de la noche, Nick Waterhouse. Salió al escenario tan sobrio como la portada de su larga duración. Le acompañaban su banda The Tarots y el coro femenino The Naturelles. En poco más de una hora y cinco minutos interpretaron “Time´s All Gone”, intercalando algún que otro cover (“Ain´t There Something Money Can´t Buy” de Young – Holt Unlimited, “It´s Your Voodoo Working” de Charles Sheffield y “It´s All Over Now” de Bobby Womak y Shirley Womack). Su sonido clásico, Rhythm and Blues de la vieja escuela, oscuro, elegante, y para nada desfasado. Pero sus influencias no se quedan ahí, Rock´n´Roll, Blues, incluso Surf, son otros estilos que se entremezclan en sus composiciones.

 

          Resumiendo, buen sonido (mencionar el buen trabajo del saxofonista tenor durante todo el concierto, y el coro, que dio una nota de color), buen ambiente, en general a gusto, pero… Sí, hay un pero. Aunque la intensidad del concierto subió a partir de “Some Place” (se hace mucho más palpable el “rhythm”), me faltaba algo. Tras finalizar la actuación, todo estaba prácticamente igual que al inicio, peinados, camisas… … me faltaba algo, sí… me faltaba… “sudor”.

 

LegBreaker